Georges Méliès (1861-1938), French filmmaker and cinematographer

Marie Georges Jean Méliès (8 de diciembre de 1861 – 21 de enero de 1938) fue un ilusionista y cineasta francés famoso por liderar muchos desarrollos técnicos y narrativos en los albores de la cinematografía.

Méliès, un prolífico innovador en el uso de efectos especiales, popularizó técnicas como el stop trick y fue uno de los primeros cineastas en utilizar exposiciones múltiples, la cámara rápida, las disoluciones de imágenes y la película en colores.

Fue también pionero en el uso de guiones gráficos.

Gracias a su habilidad para manipular y transformar la realidad a través de la cinematografía, Méliès es recordado como un «mago del cine».

Dos de sus películas más famosas, Viaje a la Luna (1902) y Viaje a través de lo imposible (1904), narran viajes extraños, surreales y fantásticos inspirados por Julio Verne y están consideradas entre las películas más importantes e influyentes del cine de ciencia ficción. Méliès fue también un pionero del cine de terror con su temprana película Le Manoir du Diable (1896).

En sus memorias, Méliès enfatizó su educación formal y clásica, en contraste con las acusaciones al principio de su carrera de que la mayoría de los cineastas habían sido “analfabetos incapaces de producir nada artístico”.

A menudo disciplinado por los maestros por cubrir sus cuadernos y libros de texto con dibujos, el joven Georges comenzó a construir teatros de títeres de cartón a los diez años y pasó a la artesanía incluso marionetas más sofisticadas cuando era adolescente.

Después de tres años de servicio militar obligatorio, su padre lo envió a Londres para trabajar como empleado de un amigo de la familia y mejorar su inglés. Mientras estaba en Londres, comenzó a visitar el Salón Egipcio, dirigido por el ilusionista londinense John Nevil Maskelyne, y desarrolló una pasión por la magia escénica durante toda su vida.

Méliès regresó a París en 1885 con un nuevo deseo: estudiar pintura en la École des Beaux-Arts. Su padre, sin embargo, se negó a apoyarlo económicamente como artista, por lo que Georges se decidió a supervisar la maquinaria en la fábrica familiar. Ese mismo año, evitó el deseo de su familia de que se casara con la cuñada de su hermano y, en cambio, se casó con Eugénie Génin, la hija de un amigo de la familia cuyos tutores le habían dejado una dote considerable. Juntos tuvieron dos hijos: Georgette, nacido en 1888, y André, nacido en 1901.

Mientras trabajaba en la fábrica familiar, Méliès continuó cultivando su interés por la magia escénica, asistiendo a representaciones en el Théâtre Robert-Houdin, que había sido fundado por el mago Jean Eugène Robert-Houdin. También comenzó a recibir lecciones de magia de Emile Voisin, quien le dio la oportunidad de realizar sus primeros espectáculos públicos, en el Cabinet Fantastique del Grévin Wax Museum y, más tarde, en la Galerie Vivienne.

Scene from The Vanishing Lady

En 1888, el padre de Méliès se jubiló y Georges Méliès vendió su parte del negocio familiar de calzado a sus dos hermanos. Con el dinero de la venta y de la dote de su esposa, compró el Théâtre Robert-Houdin. Aunque el teatro era “soberbio” y estaba equipado con luces, palancas, trampillas y varios autómatas, muchas de las ilusiones y trucos disponibles estaban obsoletos y la asistencia al teatro era baja incluso después de las renovaciones iniciales de Méliès.

Durante los siguientes nueve años, Méliès creó personalmente más de 30 nuevas ilusiones que trajeron más comedia y pompa melodramática a las actuaciones, muy parecidas a las que Méliès había visto en Londres, y la asistencia mejoró enormemente.

Una de sus ilusiones más conocidas fue el Hombre Recalcitrante Decapitado, en el que a un profesor se le corta la cabeza en medio de un discurso y sigue hablando hasta que se le devuelve a su cuerpo.

Cuando compró el Théâtre Robert-Houdin, Méliès también heredó a su mecánico jefe Eugène Calmels y a artistas como Jehanne D’Alcy, que se convertiría en su amante y, más tarde, en su segunda esposa. Mientras dirigía el teatro, Méliès también trabajó como caricaturista político para el periódico liberal La Griffe, que fue editado por su primo Adolphe Méliès.

El 28 de diciembre de 1895, Méliès asistió a una demostración privada especial del cinematógrafo de los hermanos Lumière, para los propietarios de casas de espectáculos parisinos. Méliès ofreció inmediatamente a los Lumières 10,000 ₣rancos por una de sus máquinas; los Lumières se negaron, ansiosos por mantener un estrecho control sobre su invención y enfatizar la naturaleza científica del dispositivo. (Por las mismas razones, rechazaron la oferta de 20.000 ₣rancos del Musée Grévin y la oferta de 50.000 ₣rancos del Folies Bergère la misma noche).

Méliès, decidido a encontrar un proyector de películas para el Théâtre Robert-Houdin, se volvió hacia otra parte; muchos otros inventores en Europa y América estaban experimentando con máquinas similares a la invención de Lumières, aunque a un nivel menos sofisticado técnicamente. Posiblemente siguiendo un consejo de Jehanne d’Alcy, quien pudo haber visto el proyector de películas Animatograph de Robert W. Paul mientras estaba de gira en Inglaterra, Méliès viajó a Londres. Compró un animatógrafo de Paul, así como varios cortometrajes vendidos por Paul y por Edison Manufacturing Company. En abril de 1896, el Théâtre Robert-Houdin proyectaba películas como parte de sus actuaciones diarias.

Méliès, después de estudiar el diseño del animatógrafo, modificó la máquina para que sirviera como cámara de película. Como los laboratorios de procesamiento de películas y material de película en bruto aún no estaban disponibles en París, Méliès compró película sin perforar en Londres y personalmente desarrolló e imprimió sus películas mediante prueba y error.

En septiembre de 1896, Méliès, Lucien Korsten y Lucien Reulos patentaron el Kinétographe.

En 1897, la tecnología se había puesto al día y se pusieron a la venta mejores cámaras en París, lo que llevó a Méliès a descartar su propia cámara y comprar varias cámaras mejores fabricadas por Gaumont, Lumières y Pathé.

Méliès dirigió más de 500 películas entre 1896 y 1913, con una duración de entre uno y cuarenta minutos. En temática, estas películas suelen ser similares a los espectáculos de teatro de magia que venía haciendo Méliès, que contienen “trucos” y eventos imposibles, como objetos que desaparecen o cambian de tamaño. Estas primeras películas de efectos especiales estaban esencialmente desprovistas de trama. Los efectos especiales se utilizaron solo para mostrar lo que era posible, en lugar de mejorar la narrativa general. Las primeras películas de Méliès se componían principalmente de efectos únicos en la cámara, utilizados para la totalidad de la película. Por ejemplo, después de experimentar con la exposición múltiple, Méliès creó su película The One-Man Band en la que interpretó a siete personajes diferentes simultáneamente.

Méliès comenzó a filmar sus primeras películas en mayo de 1896 y las proyectó en el Théâtre Robert-Houdin en agosto de ese año. A finales de 1896, él y Reulos fundaron Star Film Company, con Korsten actuando como su operador de cámara principal. Muchas de sus primeras películas fueron copias y remakes de las películas de los hermanos Lumière, hechas para competir con los 2000 clientes diarios del Grand Café. Esto incluyó su primera película Playing Cards, que es similar a una de las primeras películas de Lumière. Sin embargo, muchas de sus otras películas tempranas reflejaron la habilidad de Méliès para la teatralidad y el espectáculo, como Una noche terrible, en la que un huésped del hotel es atacado por una chinche gigante. Pero lo que es más importante, los hermanos Lumière habían enviado operadores de cámara por todo el mundo para documentarlo como documentalistas etnográficos, con la intención de que su invención fuera muy importante en el estudio científico e histórico. La Star Film Company de Méliès, por otro lado, estaba más orientada hacia la “clientela del recinto ferial” que quería su marca específica de magia e ilusión: el arte.

Scene from A Terrible Night

En estas primeras películas, Méliès comenzó a experimentar (ya menudo inventar) efectos especiales que eran exclusivos del cine. Esto comenzó, según las memorias de Méliès, por accidente cuando su cámara se atascó en medio de una toma y “un autobús Madeleine-Bastille se transformó en un coche fúnebre y las mujeres se transformaron en hombres. El truco de sustitución, llamado truco de parada, había sido descubierto”. . ” Este mismo efecto de truco de parada ya había sido utilizado por Thomas Edison al representar una decapitación en La ejecución de Mary Stuart; sin embargo, los efectos cinematográficos de Méliès y su estilo único de magia cinematográfica eran los suyos. Usó por primera vez estos efectos en The Vanishing Lady, en el que el truco de magia cliché de una persona que desaparece del escenario por medio de una trampilla se ve reforzado por la persona que se convierte en un esqueleto hasta que finalmente reaparece en el escenario.

En septiembre de 1896, Méliès comenzó a construir un estudio de cine en su propiedad en Montreuil, a las afueras de París. El edificio del escenario principal estaba hecho completamente de paredes y techos de vidrio para permitir la entrada de la luz solar para la exposición de la película y sus dimensiones eran idénticas a las del Théâtre Robert-Houdin. La propiedad también incluyó un galpón para vestidores y un hangar para la construcción del decorado. Debido a que los colores a menudo se fotografían de formas inesperadas en películas en blanco y negro, todos los decorados, vestuario y maquillaje de los actores se colorearon en diferentes tonos de gris. Méliès describió el estudio como “la unión del taller de fotografía (en sus proporciones gigantescas) y el escenario del teatro”. Los actores actuaron frente a un escenario pintado inspirado en las convenciones de la magia y el teatro musical. Durante el resto de su carrera cinematográfica, dividiría su tiempo entre Montreuil y el Théâtre Robert-Houdin, donde “llegaba al estudio a las siete de la mañana para montar una jornada de diez horas construyendo decorados y utilería. A las cinco, se cambió de ropa y se dirigió a París para estar en la oficina del teatro a las seis para recibir a las personas que llamaban. Después de una cena rápida, regresó al teatro para el espectáculo de las ocho, durante el cual hizo un boceto de sus escenografías y luego volvió a dormir a Montreuil, donde los viernes y sábados rodó escenas preparadas durante la semana, mientras que los domingos y festivos se retomaron con una matiné de teatro, tres proyecciones de películas y una presentación vespertina que se prolongó hasta las once y media.

En total, Méliès hizo 78 películas en 1896 y 52 en 1897. Para entonces ya había cubierto todos los géneros cinematográficos que continuaría filmando durante el resto de su carrera. Estos incluyeron documentales, comedias, reconstrucciones históricas, dramas, trucos de magia y féeries (cuentos de hadas) al estilo de Lumière, que se convertirían en su género más conocido. Ese mismo año, Georges Brunel escribió que “MM. Méliès y Reulos han hecho, sobre todo, una especialidad de escenas fantásticas o artísticas, reproducciones de escenas teatrales, etc., para crear un género especial, completamente distinto del cinematográfico ordinario. vistas que consisten en escenas callejeras o temas de género “. Al igual que los hermanos Lumière y Pathé, Star Films también hizo “películas de despedida de soltero” como Peeping Tom at the Seaside, A Hypnotist at Work y After the Ball, que es la única de estas películas que ha sobrevivido, y está protagonizada por Jeanne d’Alcy. desnudándose hasta ponerse un leotardo color carne y ser bañada por su doncella. Entre 1896 y 1900, Méliès también realizó diez anuncios de productos como whisky, chocolate y cereales para bebés. En septiembre de 1897, Méliès intentó convertir el Théâtre Robert-Houdin en una sala de cine con menos espectáculos de magia y proyecciones de películas cada noche. Pero a fines de diciembre de 1897, las proyecciones de películas se limitaron solo a los domingos por la noche.

Scene from the 1897 film The Haunted Castle

Méliès hizo solo 27 películas en 1898, pero su trabajo se estaba volviendo más ambicioso y elaborado. Sus películas incluyen una reconstrucción histórica del hundimiento del USS Maine titulada Divers at Work on the Wreck of the “Maine”, la película de trucos de magia The Famous Box Trick y la féerie The Astronomer’s Dream. En esta película, Méliès interpreta a un astrónomo que tiene la Luna haciendo que su laboratorio se transforme y demonios y ángeles lo visiten. También realizó una de sus primeras sátiras religiosas con La tentación de San Antonio, en la que una estatua de Jesucristo en la cruz se transforma en una mujer seductora, interpretada por Juana de Alcy.

Continuó experimentando con sus efectos especiales en la cámara, como una toma al revés en Una cena en dificultades, donde hizo girar con la mano una tira de película hacia atrás a través de su cámara para lograr el efecto. También experimentó con la superposición, donde filmaba a los actores en un fondo negro, luego rebobinaba la película a través de la cámara y volvía a exponer el metraje para crear una doble exposición. Estas películas incluyeron La cueva de los demonios, en la que fantasmas transparentes acechan una cueva, y Las cuatro cabezas problemáticas, en la que Méliès se quita la cabeza tres veces y crea un coro musical. Lograr estos efectos fue extremadamente difícil y requirió una habilidad considerable. En un artículo de 1907, Méliès señaló: “Cada segundo, el actor que interpreta diferentes escenas diez veces tiene que recordar, mientras la película está rodando, exactamente lo que hizo en el mismo punto en las escenas anteriores y el lugar exacto donde estaba en el escenario. . “

Méliès hizo 48 películas en 1899 mientras continuaba experimentando con efectos especiales, por ejemplo, en la primera película de terror Robbing Cleopatra’s Tomb. La película no es una reconstrucción histórica de la reina egipcia, sino que muestra a su momia resucitando en los tiempos modernos. Se creía que Robar la tumba de Cleopatra era una película perdida hasta que se descubrió una copia en 2005 en París. Ese año, Méliès también realizó dos de sus películas más ambiciosas y conocidas. En el verano realizó la reconstrucción histórica The Dreyfus Affair, una película basada en el entonces polémico escándalo político, en el que el capitán del ejército judío francés Alfred Dreyfus fue acusado falsamente y acusado de traición por sus comandantes. Méliès estaba a favor de Dreyfus y la película muestra a Dreyfus con simpatía como falsamente acusado e injustamente encarcelado en la prisión de la Isla del Diablo. En las proyecciones de la película, estallaron peleas entre personas en diferentes lados del debate y la policía finalmente prohibió la parte final de la película donde Dreyfus regresa a prisión.

Scene from The Astronomer's Dream

Más tarde ese año, Méliès hizo la féerie Cenicienta, basada en el cuento de hadas de Charles Perrault. La película duró seis minutos y tuvo un elenco de más de 35 personas, incluida Bleuette Bernon en el papel principal. También fue la primera película de Méliès con múltiples escenas, conocida como tableaux. La película tuvo mucho éxito en Europa y en los Estados Unidos, y se proyectó principalmente en recintos feriales y salas de conciertos. Los distribuidores de películas estadounidenses como Siegmund Lubin necesitaban especialmente material nuevo tanto para atraer a su audiencia con nuevas películas como para contrarrestar el creciente monopolio de Edison.

Las películas de Méliès fueron particularmente populares, y Cenicienta se proyectó a menudo como una atracción destacada incluso años después de su estreno en Estados Unidos en diciembre de 1899. Cineastas estadounidenses como Thomas Edison estaban resentidos con la competencia de compañías extranjeras y, después del éxito de Cenicienta, intentaron bloquear Méliès de la proyección de la mayoría de las películas en Estados Unidos; pero pronto descubrieron el proceso de creación de películas falsas (negativos duplicados).

Méliès y otros establecieron en 1900 el sindicato Chambre Syndicale des Editeurs Cinématographiques como una forma de defenderse en los mercados extranjeros. Méliès fue nombrado primer presidente del sindicato, sirviendo hasta 1912, y el Théâtre Robert-Houdin fue la sede del grupo.

Casi al mismo tiempo, Méliès utilizó el éxito financiero de sus películas para expandir el estudio de Montreuil, lo que le permitió crear decorados aún más elaborados y espacio de almacenamiento adicional para su creciente archivo de accesorios, vestuario y otros recuerdos.

En 1900, Méliès realizó numerosas películas, incluida Juana de Arco, de 13 minutos de duración. También hizo The One-Man Band, en la que Méliès continuó afinando sus efectos especiales multiplicándose ante la cámara para tocar siete instrumentos simultáneamente. Otra película notable fue The Christmas Dream, que fusionó efectos cinematográficos con escenas tradicionales de pantomima navideña.

Scene from CinderellaEn 1901, Méliès continuó produciendo películas de éxito y alcanzó la cima de su popularidad. Entre sus películas de ese año se encuentra El brahmán y la mariposa, en la que Méliès interpreta a un brahmán que transforma una oruga en una hermosa mujer con alas, pero que él mismo se convierte en oruga. También hizo la féerie Caperucita Roja y Barba Azul, ambas basadas en historias de Charles Perrault. En Barba Azul, Méliès interpreta a la esposa asesina del mismo nombre y coprotagoniza con Jeanne d’Alcy y Bleuette Bernon.

La película es un ejemplo temprano de cortes transversales paralelos y cortes paralelos de personajes que se mueven de una habitación a otra. La película de 1902 de Edison Company Jack and the Beanstalk, dirigida por Edwin S. Porter, fue considerada una versión estadounidense menos exitosa de varias películas de Méliès, particularmente Bluebeard. Ese año, también hizo Off to Bloomingdale Asylum, un burlesque de cara negra que incluye cuatro pasajeros del autobús que se transforman en un gran pasajero negro que luego es disparado por el conductor del autobús.

En 1902, Méliès comenzó a experimentar con el movimiento de la cámara para crear la ilusión de que un personaje cambiaba de tamaño. Logró este efecto “haciendo avanzar la cámara hacia adelante” en un sistema de silla tirada por poleas, que se perfeccionó para permitir que el operador de la cámara ajuste con precisión el enfoque y que el actor ajuste su posición en el encuadre según sea necesario.

Este efecto comenzó con El diablo y la estatua, en la que Méliès interpreta a Satanás y crece hasta el tamaño de un gigante para aterrorizar a la Julieta de William Shakespeare, pero luego se encoge cuando la Virgen María viene al rescate. Este efecto se utilizó de nuevo en El hombre de la cabeza de goma, en la que Méliès interpreta a un científico que expande su propia cabeza en proporciones enormes. Este nuevo experimento, junto con los otros que había perfeccionado a lo largo de los años, se utilizaría en su película más conocida y querida más adelante ese año.

En mayo de 1902, Méliès hizo la película Un viaje a la luna, que se basó libremente en From the Earth to the Moon de Julio Verne y The First Men in the Moon de H. G. Wells. En la película, Méliès interpreta al profesor Barbenfouillis, un personaje similar al astrónomo que interpretó en El sueño del astrónomo en 1898. El profesor Barbenfouillis es el presidente del Club de astrónomos y propone una expedición a la Luna. En su laboratorio se construye un vehículo espacial en forma de gran proyectil de artillería, y lo usa para lanzar a seis hombres (incluido él mismo) en un viaje a la Luna. El vehículo sale disparado de un gran cañón al espacio y golpea al Hombre de la Luna en el ojo. El grupo explora la superficie de la Luna antes de irse a dormir. Mientras sueñan, son observados por la diosa de la luna Phoebe, interpretada por Bleuette Bernon, que hace que nieve. Más tarde, mientras están bajo tierra, son atacados y capturados por un grupo de extraterrestres lunares, interpretados por acróbatas del Folies Bergère. Llevados ante el rey alienígena, logran escapar y son perseguidos de regreso a su nave espacial. Luego, con la ayuda de una cuerda atada a la nave espacial, los hombres, junto con un extraterrestre, caen de la Luna de regreso a la Tierra, aterrizando en el océano (donde una pecera superpuesta crea la ilusión de las profundidades del océano). Finalmente, la nave espacial es remolcada a tierra y la gente del pueblo celebra a los aventureros que regresan. Con 14 minutos, fue la película más larga de Méliès hasta esa fecha y su producción costó 10.000 francos.

La película fue un gran éxito en Francia y en todo el mundo, y Méliès vendió a los expositores versiones en blanco y negro y coloreadas a mano. La película hizo famoso a Méliès en los Estados Unidos, donde productores como Thomas Edison, Siegmund Lubin y William Selig habían producido copias ilegales y obtenido grandes sumas de dinero con ellas. Esta violación de derechos de autor hizo que Méliès abriera una oficina de Star Films en la ciudad de Nueva York, con su hermano Gaston Méliès a cargo. Gaston no había tenido éxito en el negocio del calzado y acordó unirse a su hermano más exitoso en la industria del cine. Viajó a Nueva York en noviembre de 1902 y descubrió el alcance de la infracción en los Estados Unidos, como que Biograph pagó regalías por la película de Méliès al promotor cinematográfico Charles Urban. [23] Cuando Gaston abrió la sucursal en Nueva York, incluía un estatuto que decía en parte: “Al abrir una fábrica y una oficina en Nueva York, estamos preparados y decididos enérgicamente a perseguir a todos los falsificadores y piratas. ¡No hablaremos dos veces, actuaremos! ” Gaston fue asistido en los Estados Unidos por Lucien Reulos, quien era el esposo de la cuñada de Gaston, Louise de Mirmont.

El gran éxito de Méliès en 1902 continuó con sus otras tres grandes producciones de ese año. En La coronación de Eduardo VII, Méliès recrea la coronación del nuevo rey británico Eduardo VII. La película fue filmada antes del evento real (ya que se le negó el acceso a la coronación) y fue encargada por Charles Urban, director de Warwick Trading Company y representante de Star Films en Londres. La película estaba lista para ser estrenada el día de la coronación; sin embargo, el evento se pospuso durante seis semanas debido a la salud de Edward. Esto permitió a Méliès agregar imágenes reales de la procesión del carruaje en la película. La película fue un éxito económico y se dice que el rey Eduardo VII la disfrutó. A continuación, Méliès realizó las féeries Los viajes de Gulliver entre los liliputienses y los gigantes, basada en la novela de Jonathan Swift, y Robinson Crusoe, basada en la novela de Daniel Defoe.

En 1903 Méliès realiza El reino de las hadas, que el crítico de cine Jean Mitry ha calificado como “sin duda la mejor película de Méliès, y en todo caso la más intensamente poética”. Los Angeles Times calificó la película como “una muestra interesante de los límites a los que la creación de imágenes en movimiento puede llevarse a cabo en manos de expertos equipados con tiempo y dinero para llevar a cabo sus dispositivos”. Las copias de la película sobreviven en los archivos de películas del British Film Institute y la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Méliès continuó el año perfeccionando muchos de sus efectos de cámara, como transformaciones más rápidas en Ten Ladies in One Umbrella y las siete superposiciones que usó en The Melomaniac. Terminó el año con una película basada en la leyenda de Fausto, La condenación de Fausto. La película está vagamente basada en una ópera de Héctor Berlioz, pero presta menos atención a la historia y más a los efectos especiales que representan una gira por el infierno. Estos incluyen jardines subterráneos, muros de fuego y muros de agua. En 1904, hizo una secuela, Fausto y Margarita. Esta vez, la película se basó en una ópera de Charles Gounod. Méliès también creó una versión combinada de las dos películas que se sincronizaría con las principales arias de las óperas. Continuó haciendo películas de “arte elevado” más tarde en 1904 como El barbero de Sevilla. Estas películas fueron populares entre el público y la crítica en el momento de su estreno, y ayudaron a Méliès a ganar prestigio.

Su mayor producción de 1904 fue The Impossible Voyage, una película similar a Un viaje a la Luna sobre una expedición alrededor del mundo, a los océanos e incluso al sol. En la película, Méliès interpreta al ingeniero Mabouloff del Instituto de Geografía Incoherente, que es similar al anterior profesor Barbenfouillis. Mabouloff lidera un grupo en el viaje en los muchos Automobouloff, los vehículos que utilizan en sus viajes. Mientras los hombres viajan hacia los picos más altos de los Alpes, su vehículo continúa subiendo y los lleva inesperadamente al sol, que tiene un rostro muy parecido al del hombre en la luna y se traga el vehículo. Finalmente, los hombres usan un submarino para lanzarse de regreso a la tierra y al océano, y son recibidos de regreso a casa por admiradores adoradores. La película duró 24 minutos y fue un éxito. El crítico de cine Lewis Jacobs ha dicho que “la película expresó todos los talentos de Méliès … La complejidad de sus trucos, su ingenio con los inventos mecánicos, la imaginación de los escenarios y los suntuosos cuadros hicieron de la película una obra maestra para su época”.

The Sun swallows the flying train in The Impossible Voyage

Más tarde, en 1904, el director de Folies Bergère, Victor de Cottens, invitó a Méliès a crear una película de efectos especiales para incluirla en la revista de su teatro. El resultado fue Un viaje en automóvil aventurero, una sátira de Leopoldo II de Bélgica. La película se proyectó en el Folies Bergère antes de que Méliès comenzara a venderla como producción de Star Films. A finales de 1904, Thomas Edison demandó a la productora estadounidense Paley & Steiner por infracción de los derechos de autor de películas que tenían historias, personajes e incluso configuraciones de rodaje exactamente como las películas que había hecho Edison. Edison también incluyó a Pathé Frères, Eberhard Schneider y Star Films en esta demanda por razones no especificadas. Paley & Steiner llegaron a un acuerdo con Edison fuera de los tribunales (y luego Edison los compró) y el caso nunca llegó a juicio.

En 1905, Victor de Cottens le pidió a Méliès que colaborara con él en The Merry Deeds of Satan, una revista teatral para el Théâtre du Châtelet. Méliès contribuyó con dos cortometrajes para las representaciones, Le Voyage dans l’espace (El viaje espacial) y Le Cyclone (El ciclón), y coescribió el escenario con De Cottons para toda la revista. 1905 fue también el centenario de Jean Eugène Robert-Houdin, y el Théâtre Robert-Houdin creó una actuación de celebración especial, incluido el primer truco escénico nuevo de Méliès en varios años, Les Phénomènes du Spiritisme. Al mismo tiempo, nuevamente estaba remodelando y expandiendo su estudio en Montreuil instalando luces eléctricas, agregando un segundo escenario y comprando disfraces de otras fuentes. Las películas de Méliès para 1905 incluyen la aventura El palacio de las mil y una noches y la féerie Rip’s Dream, basada en la leyenda de Rip Van Winkle y la ópera de Robert Planquette.

En 1906, su producción incluyó una adaptación cómica actualizada de la leyenda de Fausto The Merry Frolics of Satan and The Witch. Pero el estilo féerie por el que Méliès era más conocido estaba comenzando a perder popularidad y comenzó a hacer películas en otros géneros, como el crimen y el cine familiar. En los EE. UU., Gaston Méliès tuvo que reducir los precios de venta de tres de las fiestas populares anteriores de Méliès, Cinderella, Bluebeard y Robinson Crusoe. A finales de 1905, Gaston había reducido los precios de todas las películas del catálogo de Star Films en un 20%, lo que mejoró las ventas.

En 1907, Méliès creó tres nuevas ilusiones para el escenario y las representó en el Théâtre Robert-Houdin, mientras continuaba produciendo un flujo constante de películas, incluida Under the Seas, y una versión corta de Hamlet de Shakespeare. Sin embargo, críticos de cine como Jean Mitry, Georges Sadoul y otros han declarado que el trabajo de Méliès comenzó a declinar y, en palabras de la estudiosa del cine Miriam Rosen, a “caer en la repetición de viejas fórmulas por un lado y una incómoda imitación de nuevas tendencias por el otro “.

Méliès at his studio in Montreuil

En 1908, Thomas Edison creó Motion Picture Patents Company como una forma de controlar la industria cinematográfica en los Estados Unidos y Europa. Las empresas que se unieron al conglomerado fueron Edison, Biograph, Vitagraph, Essanay, Selig, Lubin, Kalem, American Pathé y Star Film Company de Méliès, con Edison como presidente del colectivo. Star Films estaba obligada a suministrar al MPPC mil pies de película por semana, y Méliès hizo 58 películas ese año en cumplimiento de la obligación.

Gaston Méliès estableció su propio estudio en Chicago, Méliès Manufacturing Company, que ayudó a su hermano a cumplir la obligación con Edison, aunque Gaston no produjo ninguna película en 1908. [29] Ese año, Méliès realizó una de sus películas más ambiciosas: Humanity Through the Ages. Esta película pesimista vuelve a contar la historia de los humanos desde Caín y Abel hasta la Conferencia de Paz de La Haya de 1907. La película no tuvo éxito, pero Méliès estuvo orgulloso de ella durante toda su vida.

A principios de 1909, Méliès presidió el “Congrès International des éditeurs de films” en París. Bajo la presidencia de Méliès, el congreso europeo tuvo lugar del 2 al 4 de febrero de 1909. En sus memorias, Méliès dice que este congreso fue el segundo, después del congreso de 1908. En 1909, el congreso tomó decisiones importantes con respecto al arrendamiento de películas y la adopción de un solo tipo de perforación de película, con el fin de frustrar a Edison y al MPPC. Como otros, Méliès estaba descontento con el monopolio que Edison había creado y quería contraatacar.

Los miembros del congreso acordaron no vender más películas, sino arrendarlas por períodos de cuatro meses solo a miembros de su propia organización, y adoptar un recuento de perforaciones de película estandarizado en todas las películas. Méliès estaba descontento con la segunda de las tres condiciones, porque sus principales clientes eran propietarios de recintos feriales y salas de música. Una revista de comercio de feria citó a Méliès diciendo: “No soy una corporación, soy un productor independiente”.

Méliès reanudó el cine en el otoño de 1909 y produjo nueve películas, incluida Whimsical Illusions, en la que presenta un efecto mágico en el escenario. Al mismo tiempo, Gaston Méliès había trasladado la Méliès Manufacturing Company a Fort Lee, Nueva Jersey. En 1910, Gaston estableció Star Film Ranch, un estudio en San Antonio, Texas, donde comenzó a producir westerns. En 1911, Gaston había cambiado el nombre de su rama de Star Films American Wildwest Productions y abrió un estudio en el sur de California. Produjo más de ciento treinta películas entre 1910 y 1912, y fue la fuente principal para cumplir con la obligación de Star Films con la compañía de Thomas Edison. Entre 1910 y 1912, Georges Méliès produjo muy pocas películas.

En 1910, Méliès dejó temporalmente de hacer películas porque prefería crear un gran espectáculo de magia, Les Fantômes du Nil, y emprender una gira muy extensa por Europa y el norte de África. Más tarde ese año, Star Films firmó un acuerdo con Gaumont Film Company para distribuir todas sus películas. Pero en el otoño de 1910, Méliès hizo un trato con Charles Pathé que eventualmente destruiría su propia carrera cinematográfica. Méliès aceptaba una gran cantidad de dinero para producir películas y, a cambio, Pathé Frères distribuiría y se reservaría el derecho de editar estas películas. Pathé también tenía la escritura de la casa de Méliès y su estudio de Montreuil como parte del trato. Méliès inmediatamente comenzó a producir películas más elaboradas y las dos que produjo en 1911 fueron El sueño del barón Munchausen y La ventana de la iglesia diabólica. A pesar de la extravagancia de estas féeries que habían sido extremadamente populares solo una década antes, ambas películas fracasaron financieramente.

En 1912, Méliès continuó haciendo películas ambiciosas, sobre todo con la féerie La conquista del polo. Aunque se inspiró en eventos contemporáneos como la expedición de Robert Peary al Polo Norte en 1909 y la expedición de Roald Amundsen al Polo Sur en 1911, la película también incluyó elementos tan fantásticos como un aerobús con cabeza de griffith y un gigante de nieve que fue operado por doce etapas. manos, así como elementos que recuerdan a Julio Verne y algunos de los mismos temas de “viaje fantástico” como Un viaje a la luna y El viaje imposible. Desafortunadamente, Conquest of the Pole no fue rentable, y Pathé decidió ejercer su derecho a editar las películas de Méliès a partir de ese momento.

Scene from Conquest of the Pole

Una de las últimas féeries de Méliès fue Cenicienta o la zapatilla de cristal, un recuento de cincuenta y cuatro minutos de la leyenda de Cenicienta, filmado con nuevas lentes de enfoque profundo, al aire libre en lugar de contra escenarios teatrales. Pathé contrató al rival de Méliès, Ferdinand Zecca, para recortar la película a treinta y tres minutos, y tampoco fue rentable. Después de experiencias similares con El caballero de las nieves y El viaje de la familia Bourrichon a finales de 1912, Méliès rompió su contrato con Pathé.

Mientras tanto, Gaston Méliès había llevado a su familia y a un equipo de filmación de más de veinte personas a Tahití en el verano de 1912. Durante el resto de ese año y hasta bien entrado 1913, viajó por todo el Pacífico Sur y Asia, y envió material de filmación a su hijo en Nueva York. El metraje a menudo estaba dañado o inutilizable, y Gaston ya no pudo cumplir con la obligación de Star Films con la compañía de Thomas Edison. Al final de sus viajes, Gaston Méliès había perdido 50.000 dólares y tuvo que vender la sucursal estadounidense de Star Films a Vitagraph Studios. Gaston finalmente regresó a Europa y murió en 1915. Él y Georges Méliès nunca se volvieron a hablar.

Cuando Méliès rompió su contrato con Pathé en 1913, no tenía con qué cubrir su deuda con esa empresa. Aunque una moratoria declarada al inicio de la guerra en 1914 impidió que Pathé tomara posesión de su casa y el estudio de Montreuil, Méliès estaba en bancarrota y no podía seguir haciendo películas. En sus memorias, atribuye lo que Miriam Rosen describe como “su propia incapacidad para adaptarse al sistema de alquiler” con Pathé y otras empresas, las malas decisiones financieras de su hermano Gaston y los horrores de la Primera Guerra Mundial como las principales razones por las que dejó de hacer películas. La crisis final, en 1913, fue la muerte de la primera esposa de Méliès, Eugénie Génin, en mayo, dejándolo solo para criar a su hijo de doce años, André. La guerra cerró el Théâtre Robert-Houdin durante un año y Méliès dejó París con sus dos hijos durante varios años.

En 1917, el ejército francés convirtió el edificio principal del estudio en su propiedad de Montreuil en un hospital para soldados heridos. Méliès y su familia convirtieron el segundo estudio en un escenario teatral y realizaron más de veinticuatro revistas allí hasta 1923. Durante la guerra, el ejército francés confiscó más de cuatrocientas copias originales de Star Films, las fundió para recuperar plata y celuloide. , este último de los cuales el ejército solía hacer tacones para zapatos.

En 1923, el Théâtre Robert-Houdin fue derribado para reconstruir el Boulevard Haussmann. Ese mismo año, Pathé finalmente pudo hacerse cargo de Star Films y el estudio de Montreuil. Furioso, Méliès quemó todos los negativos de sus películas que había almacenado en el estudio de Montreuil, así como la mayoría de los decorados y el vestuario. Como resultado, muchas de sus películas no existen hoy. No obstante, se han conservado algo más de doscientas películas de Méliès, que están disponibles en DVD desde diciembre de 2011.

Méliès fue olvidado y arruinado financieramente en diciembre de 1925, cuando se casó con su amante de toda la vida, la actriz Jehanne d’Alcy. La pareja se ganó la vida trabajando en un pequeño puesto de dulces y juguetes que d’Alcy poseía en el vestíbulo principal de la Gare Montparnasse.

Casi al mismo tiempo, comenzó el redescubrimiento gradual de la carrera de Méliès. En 1924, el periodista Georges-Michel Coissac logró localizarlo y entrevistarlo para un libro sobre historia del cine. Coissac, que esperaba subrayar la importancia de los pioneros franceses en el cine temprano, fue el primer historiador del cine en demostrar la importancia de Méliès para la industria. En 1926, impulsada por el libro de Coissac, la revista Ciné-Journal localizó a Méliès, ahora trabajando en la Gare Montparnasse, y le encargó unas memorias [40]. A finales de la década de 1920, varios periodistas habían comenzado a investigar sobre Méliès y el trabajo de su vida, lo que despertó un nuevo interés en él. A medida que su prestigio comenzó a crecer en el mundo del cine, se le dio más reconocimiento y en diciembre de 1929, se llevó a cabo una retrospectiva de gala de su trabajo en la Salle Pleyel. En sus memorias, Méliès dijo que en el evento “vivió uno de los momentos más brillantes de su vida”.

Finalmente, Georges Méliès fue nombrado Chevalier de la Légion d’honneur, cuya medalla le fue entregada en octubre de 1931 por Louis Lumière. El propio Lumière dijo que Méliès era el “creador del espectáculo cinematográfico”. Sin embargo, la enorme cantidad de elogios que estaba recibiendo no ayudó a su sustento ni disminuyó su pobreza. En una carta escrita al cineasta francés Eugène Lauste, Méliès escribió que “por suerte, soy fuerte y estoy bien de salud. Pero es difícil trabajar 14 horas al día sin tener mis domingos o festivos, en una nevera en invierno y en un horno”. en verano.”

Georges Méliès in 1938

En 1932, la Cinema Society organizó una plaza para Méliès, su nieta Madeleine y Jeanne d’Alcy en La Maison de Retraite du Cinéma, la residencia de ancianos de la industria cinematográfica en Orly. Méliès se sintió muy aliviado de ser admitido en la casa y escribió a un periodista estadounidense: “¡Mi mayor satisfacción es estar seguro de no estar un día sin pan y sin casa!”

En Orly, Méliès trabajó con varios directores más jóvenes en los guiones de películas que nunca llegaron a realizarse. Estos incluyeron una nueva versión de Baron Munchausen con Hans Richter y una película que se titularía Le Fantôme du métro (El fantasma del metro) con Henri Langlois, Georges Franju, Marcel Carné y Jacques Prévert. También actuó en algunos anuncios con Prévert en sus últimos años.

Langlois y Franju conocieron a Méliès en 1935 con René Clair y, en 1936, alquilaron un edificio abandonado en la propiedad de la residencia de ancianos Orly para almacenar su colección de copias cinematográficas. Luego confiaron la llave del edificio a Méliès y este se convirtió en el primer conservador de lo que eventualmente se convertiría en la Cinémathèque Française.

Aunque nunca pudo hacer otra película después de 1912 o representar otra representación teatral después de 1923, continuó dibujando, escribiendo y asesorando a los jóvenes admiradores del cine y del teatro hasta el final de su vida.

A finales de 1937, Méliès se había puesto muy enfermo y Langlois dispuso su ingreso en el Hospital Léopold Bellan de París. Langlois se había acercado a él, y él y Franju lo visitaron poco antes de su muerte. Cuando llegaron, Méliès les mostró uno de sus últimos dibujos de una botella de champán con el corcho reventado y burbujeando.

Luego les dijo: “Ríen, amigos míos. Ríen conmigo, ríen por mí, porque sueño sus sueños”.  Georges Méliès murió de cáncer el 21 de enero de 1938 a la edad de 76 años, pocas horas después del fallecimiento de Émile Cohl, otro gran pionero del cine francés, y fue enterrado en el cementerio Père Lachaise.

Debido a una variedad de factores, solo aproximadamente 200 de las más de 500 películas de Méliès siguen existiendo en la actualidad. Estos factores incluyen la destrucción de Méliès de sus negativos originales, la confiscación de sus grabados por parte del ejército francés y el deterioro típico de la mayoría (aproximadamente el 80 por ciento) de las películas realizadas antes de 1950. Varias de las nuevas películas de Méliès se han descubierto ocasionalmente, pero la mayoría que se conservaron provienen de la Biblioteca del Congreso de EE. UU., debido a que Gaston Méliès envió copias en papel de cada fotograma de todas las nuevas Star Films para preservar los derechos de autor cuando estableció la rama estadounidense de Star Films en 1902.

Georges Méliès bibliography

Lista de libros acerca de Georges Méliès:

Vicente Lacorzana

Por Vicente Lacorzana

Periodista, Publicista, Cineasta, Net-ciudadano, y Consciencia Eterna

Un comentario en «Marie-Georges-Jean Méliès»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.